Lugares por conocer: San Pedro de Atacama.

San Pedro de Atacama es una ciudad ubicada a más de 2.400 m.s.n.m, en una meseta de la Cordillera de los Andes al noreste de Chile. Ofrece a sus visitantes paisajes inigualables que se componen de salares, geiseres, termales y valles agrupados en el desierto más árido del mundo, que van acompañados de formaciones rocosas, cuerpos de agua y flamencos para que todo el que lo visite pueda tener el privilegio de contemplar la naturaleza en todo su esplendor.

San Pedro de Atacama es un lugar imperdible en el recorrido por el país austral de Chile, donde fuera de recorrer la majestuosa geografía es posible explorar su historia ancestral a través de las aldeas, pukaras, gastronomía y ruinas de la cultura Inca que fuera el predecesor de los atacameños.

Lugares por conocer en San Pedro de Atacama y sus alrededores:

Entre los principales lugares que se pueden disfrutar en la ciudad y sus alrededores, tenemos:

  • San pedro de Atacama está nominada como la ciudad arqueológica de Chile por sus grandes riquezas arqueológicas detenidas en el tiempo, con casas de adobe y calles de tierra donde antiguamente los artesanos realizaban hermosos objetos y en la actualidad reúne y acoge a un gran número de turistas que quieren recorrer la zona y disfrutar de la naturaleza. Sin embargo, en esta antigua ciudad también se puede encontrar grandes ofertas hoteleras y gastronómicas donde la comodidad y el lujo llegan a ser un complemento perfecto de viaje.
  • El Desierto de Atacama es el lugar más seco del planeta y su gran extensión ofrece diferentes escenarios dignos de admirar como salares, geiser y cuerpos de agua, pero sobre todo cuando cae la noche los turistas pueden deleitar los sentidos  con un hermoso cielo estrellado que va acompañado de los cráteres de la luna y los anillos de Saturno vistos desde un observatorio equipado con grandes telescopios que aprovechan la poca contaminación lumínica para ofrecerle a los turistas las maravillas celestes del universo.  Durante los meses de julio a noviembre el desierto ofrece un milagro de la vida, convirtiendo el desierto en un tapete de flores de colores en una forma algo inusual.
  • Los Geysers del Tatio son fumarolas de agua que brotan de la tierra con una temperatura de hasta 85 grados centígrados y una altura que alcanza los 7 mts, que se pueden apreciar con mayor magnitud en las primeras horas de la mañana cuando la temperatura está bajo cero. Este campo geotérmico es considerado el tercer lugar de geiseres más grande de la tierra, a una altura de 4200 m.s.n.m y a una distancia de 89 km de la ciudad de San Pedro de Atacama. Cerca de los geysers se encuentran pozos con aguas termales muy apetecidos por los turistas debido a los poderes medicinales de sus aguas. En la zona también es posible encontrar ñadues, vizcachas, llamas y vicuñas formando un paisaje apropiado digno de plasmar en una fotografía para el recuerdo.
  • El Salar de Atacama se encuentra en el centro del desierto de Atacama, como producto de la saturación de aguas subterráneas que se desbordan en la superficie del desierto dejando una superficie rugosa de sales y minerales cuyos oasis los forma el paso espontaneo del rio San Pedro y algunas quebradas. Este lugar presenta fuertes vientos debido a la proximidad con el Océano Pacifico. Se pueden apreciar un hermoso hábitat natural donde flamencos, reptiles, insectos y aves migratorias engalanan el paisaje que se le ofrece a los visitantes. Entre las dunas del salar podemos encontrar la Laguna Cejar, cuyas aguas permiten una gran flotación debido a los minerales que la componen.

Historias chilenas

Sin duda alguna un mochilero es una persona que todos los días va coleccionando diferentes vivencias que se van convirtiendo y uniendo a una misma historia o que se van generando muchas otras. Son viajeros que algunas veces les toca atravesar diversas situaciones que pueden o no ser positivas, sabemos que todos los lugares son diferentes y que las dificultades siempre van a ser parte de todo, lo único es saberlo afrontar para aprender y salir bien librado de cualquier situación. Así, viviendo, recorriendo es que cada historia va teniendo su trama y cada lugar se va convirtiendo en esa locación donde es el lugar de los hechos. Es una hermosa construcción de historias.

Cualquier país se sentiría orgulloso de ser un buen lugar para diferentes recuerdos y Chile tiene eso, paisajes hermosos, gente linda, una cultura sin igual, una gastronomía que marida con buenos vinos y aventuras.

Para empezar a llenar de Chile tu mochila, te recomendamos:

Estancia San Gregorio

Mochilero, si disfrutas de las locaciones con mucha historia, entre ellas historias paranormales, este es un destino que no puede faltar en tu ruta. La estancia San Gregorio es una edificación abandonada a 124 kilómetros de la región de Punta Arenas. Eventos como apariciones de personas, son entre muchas más, las historias más conocidas en este lugar. Es una típica locación cultural en las que los mochileros de un tipo más urbano pueden disfrutar. Si eres un poco más escéptico o si te asustas con facilidad, lo recomendable es no ir a esta locación.

Memorial Los Barros

Cada lugar al que se puede llegar tiene una historia o varias en particular. El Memorial los Barros, habla por sí solo. En años recientes, una serie de sucesos marcaron la historia de este sitio turístico que en la actualidad es motivo de visita con amplio respeto. Allí murieron cientos de soldados que realizaban prácticas y/o ejercicios militares de entrenamiento. La zona es distinguida por ser difícil en cuanto a su clima, la temperatura puede descender hasta los -10 grados. Estos soldados, no contaban con la adecuada vestidura para soportar tales condiciones y por ello varios murieron en el campo. En la actualidad hay una escultura en honor a estos la cual puede ser observada si se visita el lugar.

Lago Budi

Los indígenas Mapuches hacen presencia en esta hermosa región de la Araucanía Chilena. Sin duda alguna, tú que eres mochilero, disfrutaras al máximo de compartir conocimientos y costumbres con esta cultura. Hoy en día los  mismos habitantes han construido una serie de lugares donde se puede descansar de la misma forma rustica en la que ellos lo hacen.